Menu

Estos días de atrás, estando en el mostrador de mi botica, alguien se acercó y me dijo, Rebeca, no sé que me pasa, pero últimamente, me cuesta la vida levantarme, duermo mal y la verdad es que me noto como “triste” y desganda, como que me cuesta arrancar, vaya!….

¿Os suena? Cuando se descarta un motivo psíquico y/o físico, que provoque estos síntomas en primavera, y no se prolongue en el tiempo, podemos hablar de ASTENIA.

Seguro que muchos de vosotr@s os sentís identificados y en esta época os notáis como más cansados, apáticos, con cambios de humor, pérdida de apetito, disminución del deseo sexual, falta de concentración, y que os cuesta más hacer cualquier tipo de actividad sin una causa aparente. Pues bien esto es un trastorno leve y pasajero, conocido como ASTENIA PRIMAVERAL que surge como consecuencia de la adaptación de nuestro RELOJ BIOLÓGICO interno a la nueva estación, la primavera. Se da más en mujeres que en hombres y es más común entre edades comprendidas entre los 20-50 años. Es cierto que personas con problemas de ansiedad y depresión, o con alteraciones inmunológicas o enfermedades crónicas son más propensas a sufrirlas. El estrés mantenido en el tiempo es también un factor desencadenante de la astenia.

El ser humano, está muy ligado al entorno que le rodea, a los ciclos de la naturaleza, a los cambios de estación y a los cambios climáticos. Estos ciclos anuales hacen que tengamos unas necesidades diferentes en función de la estación de la que disfrutemos.
Así en esta época, nos encontramos en un periodo de adaptación de nuestro organismo a la nueva estación, la primavera. Con la primavera, se incrementan las horas de luz, las temperaturas, y además, esto se complica con el ritmo de vida que llevamos, y el grado de preocupaciones y estrés al que estamos sometidos. Esto hace que la adaptación a esta nueva etapa se nos haga un poquito cuesta arriba.

Durante el invierno tendemos más al sedentarismo, al recogimiento y además en nuestro cuerpo tienden a acumularse un número de grasas y toxinas mayor. Las grasas saturadas , las toxinas químicas y otros productos nocivos acumulados hacen que nuestro hígado esté saturado y funcione mucho más lento de lo que debería.

En el resurgir de la primavera, la naturaleza nos incita a “acelerar” nuestros ritmos biológicos para adaptarnos al nuevo periodo inundado por más horas de luz, de actividad, ….. y para liberar todas esas toxinas acumuladas.

La medicina tradicional china asocia la primavera con el hígado y la vesícula biliar, así cuando hay un mal funcionamiento de este órgano o una hipofunción del mismo, pueden aparacer síntomas molestos que desencandenan esta astenia primaveral y que están muy relacionados con la energía de este órgano.

Por tanto, una de las claves para coger la primavera con energía, es tener un hígado saludable que nos ayude a eliminar todos esos tóxicos acumulados sin que se congestione, puesto que el hígado sería como una “máquina” que mediante un sinfín de reacciones químicas ayudaría a “limpiar” nuestro organismo de suciedad. Una hipofunción del hígado en primavera promueve sintomas como cansancio, apatía, desgana e insomnio.

Reducir emociones negativas como el enfado, el resentimiento, la rabia, también facilita el trabajo de nuestro hígado.

Otra de las causas que se asocian a la astenia es el ESTRÉS , que provoca la reducción de betaendorfinas, sustancias generadas por el sistema endocrino, encargadas de disminuir el dolor y generar bienestar.

Una pauta sencilla para incrementar las betaendorfinas es la realización de ejercicio regular, evitando así la tristeza y depresión.

Para finalizar os comento brevemente una serie de medidas naturales que pueden ayudaros a disminuir estos síntomas tan desagradables:

Para activar nuestro hígado, podemos usar plantas como alcachofera, boldo, diente de león, desmodium, cardo mariano….

Para combatir el cansancio nos puede ayudar el consumo de levadura de cerveza por su alto contenido en vitaminas del grupo B, que ayudan a mejorar el tono vital al intervenir en multitud de reacciones.

La jalea real indispensable al ser un complemento nutricional muy completo por su contenido en minerales, vitaminas, ácidos grasos insaturados, amoniácidos que aportan los nutrientes necesarios para que nuestro metabolismo funcione correctamente. 

Las Plantas adaptógenas como rhodiola, gingseng, eleuterococo, maca…. nos ayudan a disminuir la fatiga física y psíquica, e incluso ayudan a incrementar el deseo sexual.

 


La Homeopatía, y las sales de Schüsler son muy recomendables también en personas polimedicadas , grupos de riesgo o niños, donde las opciones de tratamiento se pueden ver reducidas, adaptándolas siempre en función de las necesidades individuales.

El Magnesio puede ayudarnos por intervenir en un mejor funcionamiento de nuestro sistema nervioso y muscular al reducir así el estrés y la fatiga muscular.

Incrementar el consumo de ácidos grasos insaturados omega 3 por intervernir en el buen funcionamiento de las membranas celulares y en la transmisión neuronal.
Muy importante es una ingesta de líquidos adecuada, siendo muy recomendable el agua con limón o las infusiones detox.
Además recomiendo no hacer comidas muy copiosas para no sobrecargar nuestro organismo.
Reducir el consumo de sustancias que dañan al hígado como alcohol, grasas,…. y alimentarse de forma equilibrada y saludable, incrementando el consumo de verduras verdes (espinacas, berros, canónigos, alcachofas…), de crudos y de frutas Evitar el azúcar, el alcohol, y la cafeína, los picantes, la bollería y las grasas saturadas, y reducir el consumo de proteína animal.

Dormir las horas de sueño suficientes
Organizarse las tareas para que no nos sobrepasen.
Meditaciones, yoga, mindfundless pueden ser terapias muy idóneas para reducir los niveles de estrés y mejorar nuestro bienestar físico-emocional.
Hacer respiraciones profundas al levantarse y al acostarse.
Integrar el ejercicio moderado en tu rutina diaria.

Si deseas un plan personalizado, o más información no dudes en contactar conmigo .

PARA CADA PROBLEMA UNA SOLUCIÓN, NATURALMENTE, BOTICARIA DE ELÍAS,

“Te proporcionamos las herramientas para que en tí se de el cambio”

Share this Post!
Sobre el autor : Rebeca de Elías
Soy Rebeca de Elías, licenciada en farmacia, en la actualidad dedicada a la farmacia comunitaria como Titular en mi botica situada en un pueblo de Segovia llamado Navas de Oro, donde me siento muy feliz. Después de años de formación continuada en diferentes cursos de atención farmacéutica, decidí completar mis estudios ampliando los conocimientos en el campo de las terapias naturales; así durante 6 años estudié y me formé como homeópata y naturópata en el Real Centro Universitario María Cristina de El Escorial, para después ampliar las herramientas terapéuticas con estas terapias, con las que cada día se consiguen grandes satisfacciones en el asesoramiento de las personas que depositan su confianza en mis consejos.
1 Comentario
  1. Angeles 17 abril, 2017 at 12:29 pm - Reply

    Eres nuestro “Angel de la guarda”. Rebeca. Muchas gracias, por preocuparte por nuestra salud y por tan buenos consejos. Que Dios te bendiga!!!

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad