Menu



 

Sí sí, aunque no os lo creáis los mocos son nuestros colegas…. son como agentes del orden que nos protegen y ayudan a que una infección no  vaya a a más.

Los mocos se producen como una respuesta de defensa cuando hay mucha toxicidad acumulada en el organismo, diríamos que nos están ayudando a eliminar las toxinas generadas en un proceso viral o catarral; por eso desde el mostrador de La Botica de Rebeca,  preferimos en un principio modular los síntomas y atacar el origen de la enfermedad que cortar la tos.

Seguro que más de uno dice, sí sí, “pero a veces estos MOCOS SON UN POCO PLASTAS….no se van ni aunque los eches…”mocos

No os preocupéis, con el post de esta semana vamos a intentarnos quitar de encima a esos MOCOS QUE NO MOLAN. Os invito a que descubráis  la raíz del problema……

La principal causa de producción de mocos está relacionada con una mala dieta donde abunda el consumo de alimentos “pesados” con mucha grasa, con muchos azúcares, o con una alta carga antigénica que debilita nuestro sistema inmune.

Comencemos hablando de la leche….doy leche o no doy leche a mi hijo si se acatarra con frecuencia?

Existen teorías (defendidas por Olga Cuevas, Doctora en bioquímica y especializada en Nutrición y Salud) que aseguran que  determinadas proteínas presentes en la leche como la gammaglobulina y la caseína,  que actúa como una especie de pegamento,  generan una alta carga antigénica, haciendo que nuestro sistema inmune  funcione a marchas forzadas; este estrés que le produce al sistema de defensas “encarárse” con tantos enemigos continuamente” hace  que a largo plazo se debilite, y no podamos luchar como es debido frente a agentes externos cogiéndonos catarros continuamente.

Si nuestro intestino funciona correctamente no supone ningún problema, puesto que todos estos antígenos no traspasan la pared intestinal y se eliminan a través de las heces.

Pero qué pasa si tu intestino se encuentra debilitado….?

Las toxinas y las sustancias antigénicas que producen inflamación y debilitan al sistema inmune van a atravesar la pared intestinal y van a llegar al torrente sanguíneo generando enfermedades relacionadas con el sistema inmune, ya que lo hacen más vulnerable. En este caso restos de caseína va a ser responsable de los mocos en las vías respiratorias.

Otras teorías relacionan  la producción de mocos con la acidez de los productos lácteos.

Sea como fuere restringir o moderar el consumo de  lácteos durante el proceso catarral, contribuye a disminuir la mucosidad de forma importante, mejorando la respiración y la congestión nasal.

Si tu excusa para no dejar de consumir leche, es porque te preguntas que de dónde vas a conseguir el calcio, te diré que existen multitud de alimentos con elevado índice de este mineral.

Estas son algunas propuestas:

Avena y arroz integral

Vegetales verdes como brócoli, berza, col verde,espinacas,….

Frutos secos, en especial almendras

Frutas deshidratadas com dátiles, ciruelas pasas, higos

Legumbres

Semillas de sésamo

Germinados y algas

Y qué puedo beber…..

Las bebidas vegetales son una buena alternativa para sustituir la leche, sobre todo en el desayuno. La más conocida por la población general es la bebida de soja (aunque no es de mis preferidas) pero que sepáis que existe una amplia gama, como bebidas de arroz, de avena, de espelta, de sésamo, de almendras, de alpiste….

Una mala dieta también puede  generar mucosidad y flemas.

Alimentos ricos en grasas saturadas como mantecas o mantequillas, carnes rojas, huevos,  o determinados alimentos como cacahuetes, nueces, trigo y derivados (pan, pastas…), y determinadas frutas como el plátano,  son aconsejables retirarlos si estás pasando por un proceso catarral porque igualmente van a inflamar la mucosa y van a inducir a la producción de moco por su alta carga antigénica.

Por lo tanto una alimentación  lo más limpia posible a base de caldos, frutas y verduras cocinadas de diferentes maneras pueden ayudarnos a pasar mejor el proceso infeccioso.

Al igual que tenemos alimentos productores de moco, también existen alimentos con actividad mucolítica, encontrándose entre ellos la cebolla,el ajo o el puerro que por sus compuesto azufrados ayudan a fluidificar las secreciones y a la expectoración.

La ingesta de líquidos abundantes también es muy importante, porque va a ayudar a que los mocos no sean tan viscosos.

El uso de difusores con aceites esenciales facilita el trabajo de las vías respiratorias, y además permite desinfectar los ambientes de nuestro hogar, trabajo…evitando el contagio entre los que conviven diariamente.

Para finalizar os invito a que os observéis, a vosotr@s, a vuestros hij@s, a que probéis a cambiar pequeños hábitos en la alimentación, y os aseguro que os sorprenderéis con los resultados.

Menos es más.

Naturalmente, Boticaria de Elías,

#MissRemedios

Share this Post!
Sobre el autor : Rebeca de Elías
Soy Rebeca de Elías, licenciada en farmacia, en la actualidad dedicada a la farmacia comunitaria como Titular en mi botica situada en un pueblo de Segovia llamado Navas de Oro, donde me siento muy feliz. Después de años de formación continuada en diferentes cursos de atención farmacéutica, decidí completar mis estudios ampliando los conocimientos en el campo de las terapias naturales; así durante 6 años estudié y me formé como homeópata y naturópata en el Real Centro Universitario María Cristina de El Escorial, para después ampliar las herramientas terapéuticas con estas terapias, con las que cada día se consiguen grandes satisfacciones en el asesoramiento de las personas que depositan su confianza en mis consejos.
Ningun comentario

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad